NephroCare utiliza cookies en este sitio web para mejorar la experiencia de usuario y proporcionar el mejor servicio posible. Si continúa navegando en el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

República Checa

Visita al país de los cuentos de hadas

La República Checa es un fabuloso destino turístico. Desde la romántica Praga a los bellos baños termales pasando por su frondosa área rural, salpicada de un sinfín de castillos en entornos de cuento de hadas.

Situada en el centro de Europa y con una población de 10,5 millones de habitantes, la República Checa es un lugar con un pasado intenso y un presente dinámico. Este país sin litoral comparte frontera con Alemania, Austria, Polonia y Eslovaquia, de la que se independizó pacíficamente en 1993.

El mejor modo de visitar este acogedor país, sobre todo en verano, consiste en explorar sus atractivos y su naturaleza. Aquí incluimos información más detallada acerca de las principales atracciones de la República Checa que no puede perderse.

Praga

Ninguna visita a la República Checa está completa sin una parada en Praga, la capital del país y la novena ciudad más visitada de Europa. Praga cuenta con una extensa tradición cultural, política y económica en Europa, y hace alarde de una historia única y de muchas atracciones de visita obligada, desde hermosos puentes hasta iglesias medievales. Comience a explorar la ciudad en su histórico casco antiguo. Levante la vista para observar el reloj astronómico medieval de la ciudad, el más antiguo de este tipo todavía en funcionamiento. Recorra las calles empedradas y deléitese con las antiguas plazas.

El río Moldava divide Praga en dos. Cruce el Puente de Carlos y admire los impresionantes paisajes urbanos y las 30 estatuas que lo decoran. El Castillo de Praga, uno de los más grandes del mundo, y cuya construcción se remonta en torno al año 880, se eleva al otro lado del río. Desde la colocación de sus cimientos, el castillo se ha renovado y ampliado en numerosas ocasiones, lo que lo convierte en un destacado modelo de la mayoría de los estilos arquitectónicos de los pasados mil años.

Otra atracción popular de Praga es el barrio judío, Josefov, antiguo gueto judío, con sus bien conservadas sinagogas y su cementerio. El casco nuevo, que comenzó a construirse en el siglo XIV, alberga en la actualidad la Plaza de Wenceslao, en la cual se encuentran numerosas tiendas y conocidos restaurantes.

Karlovy Vary

Esta joya, también denominada Carlsbad, es conocida en toda Europa como una de las ciudades termales más hermosas del continente. Situada en la Bohemia occidental, Karlovy Vary ostenta un tesoro natural formado por 13 fuentes de aguas termales a las que acuden innumerables visitantes todos los años para tratar una serie de enfermedades y afecciones. Su hermosa arquitectura y su nutrida historia cultural –personajes como Goethe, Beethoven, Casanova y Mozart visitaron la ciudad, así como Jefes de Estado y estrellas de cine– convierten a Karlovy Vary en un cautivador tesoro que, desde luego, merece una visita.

Castillo de Konopiště

A unos 40 kilómetros al sureste de Praga se encuentra la ciudad de Benesov, rodeada por numerosas atracciones históricas. Entre las construcciones más destacadas se incluye un castillo de tres pisos con cuatro alas cuya construcción se remonta al siglo XIII. A lo largo de su historia el castillo se vio sometido a numerosas transformaciones: se fortificó con un puente levadizo, sufrió la ocupación sueca y, posteriormente, fue adquirido por el Archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero al trono austrohúngaro. Sus terrenos abarcan un impresionante jardín de estilo inglés de 225 hectáreas.

Castillo de Vlašim

El castillo de Vlašim, con sus puertas de cuento de hadas, se construyó en un promontorio sobre el río Blanice en el siglo XIV. En la actualidad, el ala norte conserva en buen estado la estructura gótica original. Cuando visitan el resto del castillo, los visitantes se topan con un sinfín de vestigios que atestiguan los muchos y destacados cambios estructurales que ha sufrido a lo largo de los siglos como resultado de la destrucción y las consiguientes reconstrucciones.

El castillo alberga un museo con una amplia variedad de exposiciones tanto permanentes como temporales. También es posible visitar parte de la estructura principal, incluidos los sótanos renovados. Sus terrenos son espectaculares y están repletos de nichos y estructuras románticas, que lo convierten en el lugar perfecto para disfrutar de un picnic durante un cálido día de verano.

Bienvenido al paraíso

¿Sabía que el paraíso se encuentra en la República Checa? Al menos en el caso del impresionante Paraíso de Bohemia. El Paraíso de Bohemia, la primera reserva natural del país y Geoparque de la UNESCO, abarca en la actualidad 182 kilómetros cuadrados en la Bohemia oriental. Es famoso por sus inmensas formaciones rocosas, que se alzan desde el suelo de modos en apariencia inexplicables. Los turistas incluso pueden acceder a algunas rocas para examinar más de cerca estas curiosidades de la naturaleza, que han resistido a miles de millones de años de erosión y de inclemencias climatológica hasta alcanzar sus formas actuales.

El área es tranquila y relajante, perfecta para un despreocupado paseo a pie o en coche. Si se encuentra en la zona, hay dos castillos que merecen una visita, junto con su área circundante: los castillos de Kost y de Trosky. El área rural también está salpicada de ruinas que son testigos de la prolongada y nutrida historia de la región. Como la extensión es relativamente pequeña, es posible visitar la mayoría en poco tiempo.

Viajes de ensueño por la República Checa

Puede visitar la República Checa con la tranquilidad de seguir recibiendo una atención y un tratamiento de la máxima calidad. Utilice nuestro buscador on line de clínicas en nephrocare.com para encontrar centros cerca de las zonas que desee visitar. Lea el artículo «Planificar unas vacaciones magníficas» en las páginas 4 y 5 para conocer qué debe tener en cuenta a la hora de planear sus vacaciones y qué debe llevar con usted.

Estas son sólo algunas de las muchas atracciones y destinos espectaculares de la República Checa. Confiamos en que disfrute de su visita a este país de cuento de hadas.

Tres datos curiosos acerca de la República Checa

1.  Cumbres por todas partes. La República Checa está rodeada de montañas prácticamente en su  totalidad.

2.  Fortificaciones. Hay más de 2000 castillos, fuertes y ruinas salpicando su hermosa área rural.

3. ¡Salud! Los habitantes de la República - Checa consumen más cerveza per cápita que en ningún otro lugar del mundo.