NephroCare utiliza cookies en este sitio web para mejorar la experiencia de usuario y proporcionar el mejor servicio posible. Si continúa navegando en el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

Mantenerse en forma durante la diálisis

Muchos pacientes de diálisis albergan dudas sobre cómo compaginar el ejercicio físico con la diálisis. Nuestros compañeros de NephroCare en Coímbra, una hermosa ciudad que alberga la universidad más antigua de Portugal, sentían curiosidad sobre cómo afectaba la actividad física a los pacientes sometidos a tratamiento, por lo que decidieron realizar un proyecto interno. Los resultados fueron clarísimos: los pacientes que participaron en el programa de ejercicio tenían más energía y mejoraron su bienestar personal.

Cómo empezó todo

En 2014, el enfermero Pedro Martins estaba redactando su tesis sobre la rehabilitación cuando se dio cuenta de que los pacientes en hemodiálisis pasaban gran parte del día sin actividad física. Así, tuvo la idea de combinar el ejercicio con la hemodiálisis, algo que consideró que beneficiaría a los pacientes.

«En otros países existen programas similares al margen de las clínicas como complemento a la diálisis. Sin embargo, decidimos integrarlo en el tratamiento de diálisis para no sobrecargar la agenda de los pacientes», explica Pedro Martins. «De este modo, se evitan visitas adicionales a la clínica y se aprovecha al máximo el tiempo que se pasa en ella». Tras algunas mejoras, el innovador programa de ejercicios de Pedro Martins se ofreció a 40 pacientes de NephroCare Coimbra.

El estudio midió los efectos del ejercicio en pacientes en hemodiálisis. Los resultados demostraron que el programa de ejercicio ayudaba a los pacientes de diálisis a mejorar: 

  • La movilidad y la capacidad de caminar.
  • La composición corporal.
  • El nivel de energía.
  • El bienestar general.

Requisitos para participar

La seguridad del paciente durante el programa de ejercicio es la máxima prioridad. Todos los pacientes de hemodiálisis que deseen participar deben someterse primero a un examen médico conforme con las indicaciones de su nefrólogo y que incluya un electrocardiograma, un ecocardiograma y un análisis del historial clínico. En algunos casos puede resultar aconsejable no participar, pero la decisión corresponde al nefrólogo responsable del tratamiento.

¿Por qué realizar ejercicio durante la hemodiálisis?

La naturaleza del tratamiento exige que los pacientes de hemodiálisis pasen mucho tiempo fuera de casa. Por lo general, acuden a una clínica tres veces por semana para recibir una sesión de tratamiento que dura al menos cuatro horas. Eso sin contar el tiempo de desplazamiento a la clínica y la espera en la unidad de diálisis. La inversión de tiempo en el tratamiento puede afectar a la vida personal de los pacientes, a su carrera, a su autoestima y a su sentido de la independencia.

En conjunto, estos factores hacen que sean menos activos, lo que a menudo les empuja a una espiral descendente. La inactividad provoca más cansancio, lo que, a su vez, reduce incluso más el nivel de actividad. Este es el motivo por el que mantenerse activo físicamente durante la hemodiálisis reviste tal importancia. Además, como los pacientes de diálisis pasan gran parte de la semana en el centro, la combinación de tratamiento y ejercicio resulta perfecta.

Perspectivas de futuro

La corazonada de Pedro Martins sobre el ejercicio durante la hemodiálisis resultó ser acertada. Gracias a su iniciativa y a la disposición del centro NephroCare Coimbra a participar en el estudio, sabemos a ciencia cierta que el ejercicio físico repercute en beneficio de las personas en hemodiálisis de diversas maneras. Tras haberse demostrado su éxito, este programa de ejercicio se ofrecerá en otros centros de NephroCare en Portugal.

Si en su centro todavía no se ofrece el programa, consulte a su médico o al equipo de NephroCare sobre cuál es el mejor modo de incorporar la actividad física a su vida cotidiana.

Por la actividad física: ¡a su salud!

«Mi rutina diaria ha mejorado desde que comencé el programa»

Maria do Céu Sacadura, paciente de hemodiálisis en NephroCare Coimbra.

«Me gusta probar nuevas experiencias, por lo que quise participar en este programa de ejercicio desde que me ofrecieron la posibilidad. Pensé que me vendría bien, así que empecé a andar en bici y a levantar pesas, y me ha gustado tanto que incluso me planteo comprar unas para ejercitarme en casa.

Me siento mucho mejor. Antes me faltaba energía y me sentía muy cansada, sobre todo después del tratamiento, pero ahora hay veces que incluso vuelvo a casa andando. Puedo caminar durante media hora sin que me resulte difícil. Además, al estar distraída, el tiempo en la clínica se me pasa volando mientras hago ejercicio», explica Maria do Céu Sacadura.