NephroCare utiliza cookies en este sitio web para mejorar la experiencia de usuario y proporcionar el mejor servicio posible. Si continúa navegando en el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

¿Qué hay para desayunar?

Se dice que el desayuno es la comida más importante del día. Esta afirmación la respaldan viejos dichos como: «Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo», por citar solo uno de muchos. ¿Pero es un mito o un hecho?
Estrictamente hablando, no es en lo que queremos centrarnos hoy. Lo que queremos es ir más allá de nuestros horizontes y ver qué eligen como su primer plato del día las distintas nacionalidades. Lo prefieran caliente, frío, picante o dulce, por el mundo podemos encontrar de todo, desde desayunos cargados de grasas a bajos en carbohidratos, de lo más variados a monótonos desayunos, de copiosos y principescos, a simples y austeros.

Rápido y dulce

Francia e Italia se cuentan entre los países con los desayunos más sencillos. Esto puede sonar sorprendente ya que ambos países son conocidos por su excelente comida. «Le petit déjeuner», el pequeño almuerzo, como lo llamaron los franceses,consiste  en un café o un té, servido con un croissant o una baguette que se toma con mantequilla o mermelada. Y a muchos franceses les  gusta mojar su pan en el café.

La «prima colazione» italiana es casi igual de simple. Muchos italianos se toman el desayuno de camino al trabajo, de paso, o de  pie en la barra, ya que sentarse en una mesa es mucho más caro en Italia. Se toman el café en serio y prefieren el espresso o el cappuccino, el famoso café con espuma de leche, acompañado de un pastel dulce con forma de media luna conocido como «cornetto». Aunque esta bebida espumosa se ha convertido en un gran éxito a nivel internacional, los italianos de a pie solo toman appuccino para desayunar y nunca más tarde de las 10 de la mañana.

A la mayoría de los europeos les gusta salado

Los españoles, por el contrario, tienden a evitar tomar dulces para desayunar. Pan con tomate, una tostada con tomate rallado, es  su elección para un desayuno sencillo y salado.

El típico desayuno alemán tiende a ser simple y nada sofisticado. Se sirve, como no, con una bebida caliente, normalmente café, aunque el té se está extendiendo cada vez más. La mayoría de los alemanes toman pan recién horneado por la mañana, con mantequilla y embutido y queso, o bien mermelada y miel.

El típico desayuno húngaro, en cambio, es bastante parecido. Consiste en una rebanada de pan recién horneada servida con salchichas, beicon, embutido, queso, paté y huevos, que pueden ser revueltos, fritos o cocidos. Y también pueden servirse verduras frescas variadas, aunque los desayunos dulces y sencillos de una rebanada de pan con mermelada y miel también son muy populares.

Si cruzamos el Canal y nos vamos a Inglaterra, nos espera una gran variedad de tradiciones de desayuno. El «desayuno inglés completo» es muy famoso en Gran Bretaña e Irlanda.

Hoy en día, no se toma todos los días y suele sustituir a la comida ya que la palabra «completo » no solo hace referencia a la gran variedad de comida que se sirve, sino también al estado en el que uno se queda si consigue terminárselo. El desayuno inglés completo cosiste en beicon, huevos, salchichas, tomate a la parrilla, a veces incluso patatas fritas, frijoles cocidos y champiñones fritos, junto con pan tostado e incluso mermelada. Una versión reducida de este desayuno podría encontrase en las mesas polacas, en las que un desayuno tradicional consiste en huevos revueltos con kielbasa por encima, una salchicha tradicional, y tortitas de patata.

¿Gachas o tortitas?

A los británicos también les encanta sus gachas para el que calientan la avena en leche o agua. Comparten esta tradición con muchos países de todo el mundo. Tomar cereales calientes o gachas también es muy popular en Sudáfrica, donde suelen prepararlo con maíz y lo llaman «Putu pap» o «Krummelpap». La versión rusa de las gachas se conoce como «kasha», una nutritiva sopa que se elabora con avena, sémola o trigo sarraceno, y se cuece con mantequilla, leche y azúcar.

¿Se puede equiparar las gachas a las tortitas? Aunque forman parte de algunas combinaciones de desayuno, parece que las tortitas han perdido su atractivo como componente principal.

Al mencionarlas, nos viene a la cabeza Estados Unidos, donde suelen prepararse con sirope de arce o beicon. Sin embargo, el desayuno americano tradicional siempre ha sido muy sencillo y ha consistido en cereales y fruta o zumo de fruta. Entonces, ¿dónde más se toman tortitas? En Rusia son muy populares las tortitas a la plancha o los blinis. A los rusos también les gusta  tomar syrniki, que son más bollitos que tortitas, hechos de requesón, huevos, harina y sal o azúcar, y tomarlos con mermelada o crema agria, o las dos cosas.

Algunos lo prefieren caliente

Para presentarle algunos desayunos típicos con una gran variedad de platos picantes, hemos elegido México, Turquía y Japón. Parece increíble lo que algunas nacionalidades ponen en su mesa de desayuno. Los mexicanos toman «chilaquiles», nachos cocidos a fuego lento con mole, para su primera comida, que dicen que son deliciosos y merece la pena probarlos. Los «huevos
rancheros» son huevos fritos sobre tortillas de maíz ligeramente fritas. Se sirven con una salsa de tomate con chili y varios acompañantes, como frijoles refritos, arroz al estilo mexicano y aguacate cortado en tiras o guacamole. Estos huevos al estilo  ranchero deben su nombre a que se servían a media mañana en granjas rurales mexicanas.

En la mesa del desayuno en Turquía podemos ver una gran variedad de platos. Junto con el pan y la mantequilla, la mermelada y la miel podemos encontrar queso feta, tomates, pepino, aceitunas, huevos y «sucuk», una salchicha turca picante. El té turco es la
bebida más popular a la hora del desayuno.

El desayuno japonés, en cambio, es tan distinto como podría ser un cambio de continente. Suele incluir sopa de miso, arroz al vapor, verduras escabechadas, mucho pescado hervido y «tamagoyaki», una tortilla japonesa. Con todo esto que suena tan
saludable, no es difícil imaginarse que un europeo o un americano se tiraría de los pelos ante una comida en la que no hay
nada frito ni sustancioso.

Pero un viaje por el mundo para conocer los desayunos no estaría completo sin un viaje «allí abajo». En Australia, las tostadas se suelen servir con una crema espesa y oscura elaborada con extracto de levadura que sobra al fabricar cerveza, que muchos consumen alegremente. Contiene un 8 % de sal, y la receta incluye varios aditivos vegetales y sazonadores. Se dice que tiene un sabor salado, ligeramente amargo, malteado y rico en umami, un sabor similar al del caldo de res.

¿Cuál es su país favorito para el desayuno? Quizás nuestro tour por el mundo le haya dado ideas para el siguiente desayuno de
sus próximas vacaciones.

No se pierda nuestras recetas de desayuno en nuestra biblioteca de recetas.

Datos interesantes:

  • El desayuno más grande del mundo del que se tiene constancia se sirvió a 27.854 personas en Alemania el 29 de mayo de 2005.
  • El bol de gachas más grande del mundo pesaba 865 kg y se hizo en Tula, Rusia, el 10 de septiembre de 2011.
  • Los primeros cereales de desayuno del mundo se crearon en 1863 y tuvieron que estar en remojo toda la noche para poder comerlos.