NephroCare utiliza cookies en este sitio web para mejorar la experiencia del usuario y proporcionar el mejor servicio posible. Si continúa navegando en el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

El tiempo de maduración

Durante el proceso de maduración, debe prestar especial atención al punto de acceso vascular. Durante este período, la zona operada debe estar cubierta con un vendaje para protegerla de infecciones y debe mantenerse a salvo.

El médico o la enfermera examinarán el estado de la fístula periódicamente. Tras la intervención quirúrgica, es muy importante que siga las recomendaciones del médico sobre cómo cuidar el brazo en el que le han colocado la fístula. También debe permitir que la fístula se desarrolle; para ello, deberá seguir un programa de ejercicios adecuados para ello; su médico le dará instrucciones y le dirá cuándo debe empezar a practicarlos. Al ejercitar el brazo de la fístula, aumentará el suministro de sangre a la fístula. De esta manera, conseguirá que la fístula se agrande y esté preparada para la canulación.

Pídale más información y asesoramiento al equipo sanitario que le atiende en el caso de que la fístula aún no haya madurado completamente. A continuación verá algunos ejercicios sencillos que puede hacer, incluso mientras se encuentre viendo la televisión o leyendo:

Agarrar una pinza de la ropa

  • Tome una pinza normal de ropa
  • Apriétela y ábrala con el dedo índice y con el pulgar y luego deje que vuelva a cerrarse
  • Repita este ejercicio durante 5 minutos, 6 veces al día

Apretar una pelota blanda

  • Sujete la pelota con la palma de la mano del brazo en que tiene la fístula
  • Deje que el brazo le cuelgue junto a su cuerpo
  • Apriete la pelota abriendo y cerrando la mano repetidamente durante unos 5 minutos

Tocarse la punta de los dedos

  •  Toque cada dedo «hasta» la punta del pulgar y repita esta acción durante 5 minutos. Recuerde abrir la mano después de cada toque
  • Toque la punta de los dedos con el pulgar repetidamente durante 5 minutos, 6 veces al día

Estos sencillos ejercicios le ayudarán a desarrollar el vaso sanguíneo recién creado, lo que permitirá que se agrande y se fortalezca. Recuerde dejar de practicar los ejercicios si se le cansa el brazo o si el ejercicio le resulta doloroso.