NephroCare utiliza cookies en este sitio web para mejorar la experiencia de usuario y proporcionar el mejor servicio posible. Si continúa navegando en el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

Asesoramiento para su bienestar

Acostumbrarse al tratamiento

En poco tiempo se habituará a las sesiones de diálisis de nuestros centros: llegará, lo pesarán, pasará al puesto de diálisis que se le asigne, en el que se le conectará al equipo de diálisis; entonces empezará la sesión. ¡Relájese! Su equipo de NephroCare tendrá todo preparado para usted.

Tenga la seguridad de que vamos a hacer todo lo posible para garantizar que se siente cómodo. Además, usted desempeña un papel muy importante; su bienestar a largo plazo también dependerá en gran medida de su propia iniciativa. Manténgase activo, pida la información que necesite y hable con el equipo NephroCare.

La etiqueta NephroCare

Nuestro objetivo consiste en ofrecerle la mejor atención y conseguir que su estancia en nuestro centro le resulte segura y placentera. Creemos que todo podemos contribuir para conseguir este objetivo si mostramos nuestro respeto por los demás.

Todos…

  • …pasamos mucho tiempo juntos: tratémonos con respeto.
  • ...sabemos que el tiempo es valiosísimo para todos: seamos puntuales y cumplamos con el horario.
  • ...nos merecemos un ambiente de tranquilidad: hagamos el menor ruido posible.
  • ...deseamos la limpieza y el orden: cuidemos debidamente los equipos y el mobiliario.
  • ...sabemos que las infecciones nos ponen a nosotros y a los demás en peligro: prestemos atención a la higiene.
  • ...necesitamos el apoyo de los demás: escuchémonos.

La seguridad, lo primero

Queremos que esté seguro durante el tiempo que pasa en el centro de diálisis. Por ello, tratamos de reducir los posibles peligros al mínimo. Nuestro personal ha recibido formación en temas sobre salud, prevención y seguridad. Sin embargo, nos gustaría que usted, como paciente, nos ayude a mantener un entorno seguro.

  • Resbalar, tropezar y caerse al suelo son los riesgos más habituales con que nos encontramos en el entorno sanitario; por ello, tómese el tiempo que precise cuando se desplace por el centro. No se apresure.
  • Tenga cuidado a la hora de subir las escaleras y agárrese siempre al pasamanos.
  • Utilice los ascensores, si los hay, y permanezca en las habitaciones y salas asignadas a los pacientes.
  • Si observa algún peligro o derrama algo accidentalmente, comuníqueselo al personal.
  • No deje cosas por el suelo y guarde sus pertenencias en las mesas de que está provista su sillón de diálisis en la zona de tratamientos.
  • Utilice calzado o zapatillas dentro de la unidad; tiene más probabilidades de resbalarse si camina solo con calcetines.
  • No toque los monitores de diálisis ni ningún otro equipo ni tampoco la medicación.
  • Es probable que no le permitan utilizar teléfonos en la sala de diálisis, dado que puede causar interferencias con el equipamiento médico.
  • No se permite fumar ni consumir bebidas alcohólicas en ninguna parte del centro.

La higiene y el control de infecciones

La higiene y el control de infecciones son aspectos muy importantes para su tratamiento. Son muchas las formas mediante las que puede ayudar a reducir al mínimo el riesgo de infección cuando se encuentra en la unidad de diálisis:

  • Si trae consigo un bolso a la sala de diálisis, manténgalo alejado de la parte superior de los contenedores móviles y de los equipos de diálisis.
  • Pídale siempre a la enfermera guantes en el caso de que vaya a sujetar un esparadrapo o tirita sobre los puntos de canulación tras la retirada de la aguja; asimismo, asegúrese de que tiene las manos limpias cuando abandone el área de diálisis.
  • Utilice las papeleras correctas: las bolsas negras son para los residuos generales y las bolsas de color (amarillo o naranja) son para los residuos clínicos, como los apósitos y las vías que se hayan usado. Las cajas de color amarillo son para desechar los objetos punzantes.
  • Recuerde siempre utilizar el pedal para abrir las papeleras; no abra las papeleras con las manos.

Si tiene una fístula o un injerto, lávese siempre el brazo de la fístula antes del comienzo del tratamiento de diálisis. Hay lavabos ubicados en todas las zonas de tratamiento.