NephroCare utiliza cookies en este sitio web para mejorar la experiencia del usuario y proporcionar el mejor servicio posible. Si continúa navegando en el sitio web, usted acepta el uso de cookies. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

Los tratamientos de HD

Los tratamientos más importantes

En NephroCare, nuestro objetivo consiste en proporcionarles a todos nuestros pacientes el mejor tratamiento posible conforme a sus necesidades individuales y estado físico. Para ello, ofrecemos distintas formas de hemodiálisis:

La diálisis de alto flujo (High-Flux)

El elemento esencial de la diálisis de alto flujo es el uso de dializadores con poros de mayor tamaño, que permiten eliminar tanto toxinas urémicas como líquido. En la diálisis convencional, los productos de desecho y los electrolitos se eliminan de la sangre del paciente mediante difusión: el paso de los solutos desde una solución de mayor concentración (la sangre) a una de menor concentración (el dializado) a través de una membrana semipermeable. Se mide y se hace un seguimiento del nitrógeno ureico en sangre (BUN, por sus siglas en inglés), dado que refleja todas las toxinas que suele eliminar el riñón. Mediante la diálisis de alto flujo (High Flux), se ha demostrado que se elimina el BUN con mayor rapidez. Las moléculas de mayor tamaño son demasiado grandes para que se puedan eliminar mediante la diálisis convencional; en cambio, sí se eliminan con los dializadores de alto flujo.

La HighVolumeHDF®

La HDF de alto volumen (HighVolumeHDF®) gracias a sus numerosos efectos positivos sobre los factores de riesgo cardiovascular relacionados con la diálisis, está reconocida actualmente como la modalidad de tratamiento de diálisis más eficaz 1, cuya función se asemeja mucho al perfil de eliminación del riñón normal.

Al conseguir sustituir grandes volúmenes, la HighVolumeHDF® está reconocida como el tratamiento que consigue eliminar de manera más eficaz las moléculas de tamaño mediano. La HighVolumeHDF®mejora los resultados de los pacientes y ofrece efectos beneficiosos sobre los principales factores de riesgo cardiovascular:

  • la concentración de ß2-microglobulina y fósforo en sangre2,3,4
  • la respuesta inflamatoria5
  • la estabilidad hemodinámica intradialítica6
  • el control de la anemia7

Estos factores contribuyen a una mejora de la calidad de vida y de la supervivencia de los pacientes.8

La optimización de los tratamientos para la mejora de los resultados

Conseguir resultados óptimos significa hacer frente a los factores de riesgo cardiovascular en los pacientes de diálisis.

El uso de tratamientos avanzados como la diálisis de alto flujo o la HighVolumeHDF®, junto con el control de la retención de líquidos, mejora los resultados, lo cual redunda en:

  • la reducción del riesgo de mortalidad;
  • la disminución de las complicaciones cardiovasculares;
  • la optimización de los recursos empleados.

La disminución de las complicaciones cardiovasculares; la reducción de la inflamación

La inflamación constituye un importante factor de riesgo cardiovascular en los pacientes de diálisis. La concentración de marcadores inflamatorios en sangre, como las citocinas y la proteína C reactiva (PCR), es mayor en estos pacientes que en la población general. En los pacientes de hemodiálisis, se ha identificado la PCR como un predictor de mortalidad en general y de mortalidad cardiovascular.

Los pacientes que reciben tratamiento con la HDF se benefician de manera considerable de esta modalidad terapéutica, dado que presentan una menor concentración de PCR que los pacientes que se tratan con HD de bajo flujo.